Marcos Camacho: “Mi objetivo es conseguir un CGAE de acción y no de reacción”

Marcos Camacho: “Mi objetivo es conseguir un CGAE de acción y no de reacción”

El decano del Colegio de Abogados de Jerez, entre los candidatos a presidir el Consejo General de la Abogacía Española

Las elecciones se celebrarán el próximo 14 de enero
  • Camacho destaca como pilar básico de su programa el respaldo del CGAE para conseguir la unidad de los colegios en la defensa de la profesión
  • La política de lobby, estar presente en la fase de elaboración de las leyes o la justicia gratuita como inversión, entre los objetivos de su programa electoral

Marcos Camacho

En vísperas de unas elecciones muy reñidas, con cinco candidatos, ¿sigue Marcos Camacho con las mismas ganas e ilusión para enfrentarse a este importante reto?

Más que nunca, ya que, después de haber presentado el programa en los distintos colegios de abogados, creo que sólo el hecho de haber debatido sobre el futuro de la abogacía ha sido muy enriquecedor.  Como dije el día que decidí dar este importantísimo paso en mi vida, la abogacía necesita de nuestra implicación, en unos momentos en los que el 87% de los abogados atraviesa por dificultades económicas y en unos tiempos en los que el CGAE debe enfrentarse a los nuevos retos que nos plantea el cambio social. Solo desde la unidad de los colegios, remando todos en la misma dirección, se pueden conseguir los objetivos que planteo en mi programa y que se puede visitar en la web www.marcoscamacho.es. Para ello, es necesario el apoyo incondicional del CGAE, con un presidente cercano que esté dispuesto a bajar al ruedo en el que luchan cada día los decanos y las decanas para defender los intereses de sus abogados. Como mantengo en mi programa: Si a los colegios les va bien, a los abogados le irá también bien y a la justicia mucho mejor.

¿Puede resumir brevemente los objetivos de su programa?

El objetivo principal es conseguir un CGAE de acción y no de reacción. Para ello, es esencial el apoyo de la institución a los colegios de abogados, que son los que cada día trabajan codo con codo con sus abogados. Esto se puede conseguir con un mayor flujo de información y transparencia, trabajando el lobby en todas las instituciones del Estado y, por supuesto, estando presente en la fase de elaboración de las leyes, con un CGAE de propuestas y no de enmiendas. Igualmente, podemos liderar un Pacto de Estado por la Justicia en el que se sienten también las bases futuras del respeto e igualdad de la profesión con el resto de actores judiciales. Además, en todos estos objetivos la formación debe ser un pilar básico ya que si queremos conseguir el respeto de la profesión debemos estar en constante reciclaje.

En unos comicios con cinco candidatos, ¿qué cree usted que le diferencia de los demás para que le voten?

Contar con un programa bien estructurado al que no solo han tenido acceso los decanos y decanas que representan a todos los abogados en estas elecciones, sino que además lo han podido consultar, a través de mi página web y de las redes sociales, todas las personas que han tenido interés en conocerlo. Creo que la transparencia es esencial en unos comicios como los que se celebran el jueves. Creo que también es importante que en mi trayectoria como decano, estos últimos cinco años, he demostrado que por encima de cualquier interés político o particular se encuentra la abogacía a la que represento.

Nunca he vulnerado el principio de independencia que  exige una institución que engloba muy diferentes sensibilidades y que, sobre todo, está al servicio de todos los abogados y de los ciudadanos.

Por último, considero que soy una persona cercana con gran capacidad de gestión y de trabajo en equipo, como lo vengo haciendo hasta ahora con mi Junta de Gobierno, a la que aprovecho para agradecerles este reto del que ellos también forman parte, pues sin su apoyo no hubiera podido dar este paso.

¿Qué es lo primero que haría si lograra ser presidente?

Lo primero que haría, al margen de las reuniones que mantendría con el personal de la casa, sería convocar a los presidentes de los consejos autonómicos para ponerme desde ese mismo instante a su disposición. Y en esta agenda, por supuesto, empezaría desde el minuto uno con la hoja de ruta que recoge mi programa electoral. Lo que sí quiero dejar claro es que, si llegará a ser presidente, no me voy  a encerrar en mi despacho, sino que estaré al lado de los colegios, visitando y apoyando a sus representantes en todo aquello que requiera la colaboración del consejo. Igualmente, me gustaría contar con el resto de candidatos para trabajar de la mano las propuestas en las que hemos coincidido, pues creo que es fundamental sumar en lugar de restar.

¿Qué medidas cree que deben adoptarse para que mejore la justicia gratuita en nuestro país?

Como señalo en mi programa, el objetivo fundamental es hacer entender a las administraciones que la justicia gratuita no supone un coste a las arcas públicas, sino que es una inversión en justicia social, tan importante como la sanidad o la educación. Si conseguimos este cambio de mentalidad, estoy seguro que llegarán fácilmente las grandes mejoras que la justicia gratuita necesita, en beneficio no solo de los ciudadanos sino de los más de 45.000 abogados que prestan este servicio 24 horas al día, 365 días al año, en todo el territorio del Estado español. Le doy un dato que sirve para entender mi propuesta: En todo el territorio nacional se invirtió en 2014 en justicia gratuita en torno a los 230 millones de euros, una cantidad que puede considerarse insignificante si se compara con otras partidas, pero, sobre todo, si se tiene en cuenta la importante labor que se realiza. Por otro lado, los abogados no pueden seguir cobrando tarde y mal, y en este punto tengo que agradecer su compromiso, ya que ello no ha influido en el ejercicio de su trabajo, pues por encima de todo está el espíritu de servicio al ciudadano.

Marcos Camacho Oneale

¿Cómo ve ahora mismo el futuro de la profesión?

Veo un futuro complicado, pero ilusionante. Precisamente, por ello, creo que es el momento de asumir este importante reto. Tengo claro que las cosas no van a ser fáciles, pero estoy convencido que con el apoyo de los decanos y decanas que integran el CGAE es posible volver a situar a la profesión en el lugar que nunca debió perder.

Solo un CGAE fuerte y respaldado por los más de 250.000 abogados que hay en nuestro país tendrá el apoyo necesario para influir en las administraciones y generar las mejoras que la profesión necesita.

En su programa habla de un cambio tranquilo y respetuoso, ¿en qué consistiría ese cambio si sale elegido?

Lo primero quisiera agradecer a todos los ex presidentes y, en especial a Carlos Carnicer, su dedicación incondicional a la institución y a la profesión. Sin personas como ellos muchos de los avances que hemos conseguido los abogados y los ciudadanos no hubieran sido posibles. Precisamente, este buen trabajo es el que ha permitido que el CGAE sea hoy una institución bien cimentada para asumir el cambio que exige la sociedad actual. Debemos adaptarnos a los nuevos tiempos y ello supone estar presente en las administraciones desde un papel activo.

Y en este cambio, ¿Qué papel juega el presidente?

El presidente será la persona elegida para liderar este reto, si bien mi objetivo es contar con un CGAE integrador, en el que todos sus miembros tengan presencia a través de sus propuestas y aportaciones. Es importante tener en cuenta que la persona elegida será la imagen de la abogacía de los próximo cinco años, será la persona que deba sostener la unidad de los colegios en el consejo, que deba afrontar los cambios que la institución necesita, que deba liderar la tan necesaria política de lobby, la que preste respaldo y colaboración a todos los colegios para conseguir la unidad de todos los abogados, pero, sobre todo, la que con la colaboración de todos los miembros del consejo deba afrontar y llevar adelante las decisiones que adopte el pleno. Y, todo ello, sabiendo escuchar y aprendiendo de los demás, pues en la vida es importante contar con todas aquellas personas que tienen algo positivo que aportarte en el ejercicio de tu profesión o de tu cargo.

¿Han sido los consejos de su padre los que le han hecho llegar hasta aquí?

Efectivamente, los consejos de mi padre son los que me han guiado en mi vida y en el ejercicio de mi profesión, pero, sobre todo, los que me han formado como persona, pues para asumir un cargo de responsabilidad lo primero que uno tiene que ser es honesto, generoso y leal a uno mismo y a los demás. Mi padre me dio tres importantes consejos:  Trabaja duro y disfruta de la vida, pero siempre la obligación antes que la devoción; honestidad, solo tienes un nombre y debe durarte toda la vida y, por último, si quieres que las cosas cambien, mójate.

Por último, ¿por qué votar a Marcos Camacho?

Pues porque soy una persona honesta, comprometida, leal, que no vengo a buscar notoriedad, sino con espíritu  y vocación de servicio. Igualmente, cuento con un programa concreto y las ideas claras para llevarlo a cabo con el apoyo y el respaldo de todos los miembros del CGAE, a los que aprovecho para agradecerles que me hayan abierto las puertas de sus colegios para escuchar y debatir mis propuestas en unas fechas, en la que, como ya manifesté públicamente en el pleno del CGAE, no han sido las más adecuadas ante la falta de tiempo para exponerlas.

About the Author
Admin